Pellet

La estufa de pellets ha supuesto una revolución en sistemas de calor, porque es un medio de calefacción limpio y económico. El pellet es un combustible 100% renovable que se fabrica a partir de residuos vegetales y que lanza bajas emisiones de CO2 porque respeta el ciclo del CO2 de la naturaleza. Cuando un árbol muere, se descompone y libera el  CO2 que ha ido almacenando durante su vida. Ese proceso es el que se reproduce cuando se queman pellets: desprender CO2 fácilmente procesable de nuevo para el entorno, en comparación con otras energías como el gas, el gasóleo, etc.

El uso de pellets ofrece una alta eficiencia. Además, debido al bajo precio del pellet en comparación con otros combustibles, a la larga notarás un ahorro importante. Es recomendable comprar pellets de Calidad Certificada EN A-1, que son los que garantizan el funcionamiento correcto de la estufa y aumentan tanto su rendimiento como la vida útil del aparato.

El pellet es un tipo de biomasa, es decir, combustible que proviene directamente de la naturaleza. Se compone de serrín y virutas prensadas, que provienen de residuos industriales y agrícolas y apenas genera cenizas ni hollín. Además,  posee un altísimo poder de combustión y calorífico y tiene un precio muy económico frente a otro tipo de combustibles.

Otra ventaja es que, una vez adquirido, puede durar intacto durante un tiempo largo siempre que lo mantengas en un lugar seco

¿Qué tipos de estufas de pellets puedes encontrar?

 

Estufa de aire:  La más ecológica y eficiente. Además de con pellets también puede funcionar con cáscaras trituradas de almendra e incluso con huesos de aceituna (consultar modelo y fabricante). Reparte el calor por la estancia en la que se encuentra con un aprovechamiento energético del 80%. Además, incorpora una turbina (ventilador) para que puedas regular la intensidad del calor que expulsa, así como un termostato programable para que controles en cualquier momento la temperatura.

Estufa canalizable: Este tipo de estufa de pellets tiene las mismas características que la tradicional, pero incluye un doble uso: además de calentar la estancia en la que se encuentra caldea también la habitación contigua a través de un ventilador extra que impulsa este aire caliente.

Termoestufa:  La termoestufa de pellets tiene una ventaja añadida ya que, aparte de calentar la estancia en la que está instalada, alimenta también el circuito de radiadores de agua. Además, son las más seguras porque incluyen una función de auto-apagado si detecta algún fallo en el funcionamiento.

¿Qué requisitos necesitas para instalar tu estufa de pellets?

 

Este tipo de estufa sirve para calentar una habitación o habitaciones de entre 25 y 100 m2 e incluso como complemento de otro sistema de calefacción. Es especialmente recomendable para viviendas unifamiliares, oficinas, áticos o para estancias que requieran ser calentadas rápidamente sin generar un gasto excesivo.

Cuando decidas dónde colocar la estufa de pellets, busca un lugar desde el que la estufa caliente bien toda la estancia o desde el que distribuya el calor a todos los lugares que necesitas caldear. Ten en cuenta que necesitas una salida de humos y un enchufe, de al menos 220V. Evita que haya obstáculos a menos de 1 o 2 metros delante de la salida de ventilación para que la estufa extienda el calor sin problemas.

Deja espacio entre la estufa y elementos combustibles como cortinas o alfombras y protege el suelo del contacto directo con la estufa si este es de un material como madera o moqueta.

Notarás que su utilización es muy cómoda, porque el encendido es automático. Puedes programar el horario de encendido y de apagado y la recarga de combustible solo tendrás que hacerla una o dos veces por semana, en función también del tamaño y la capacidad de la estufa para el pellet.

La estufa de pellets tiene una combustión muy limpia porque sólo expulsa humo blanco al arrancar y, como trabaja con una eficiencia energética tan elevada, la cantidad de ceniza y humo que libera en la combustión es mínima.

Las estufas de pellets son muy fáciles de instalar, no son agresivas con el medio ambiente y, si te decides por una de este tipo, en un año habrás notado el ahorro que supone frente a otros sistemas de calefacción. Por estas ventajas se está convirtiendo en una solución de calor cada vez más demandada, además, el pellet no está sujeto a la fluctuación de precios que afectan a otros combustibles. Por otro lado, si también te preocupa la parte estética, puedes comprobar que guardan una línea fina y sobria y que pueden ser un elemento decorativo más que aporte personalidad a tus espacios.

Cuéntanos tu caso. Estaremos encantados de resolver cualquier duda para que puedas decidir que sistema conviene a tu vivienda y tu caso en particular

8 + 15 =